Páginas

martes, 17 de diciembre de 2013

LAS POSADAS NAVIDEÑAS parte 2

Continuación del post anterior

...Ya terminada la piñata, venia la parte de rellenarla con fruta, dulces cacahuates, que regularmente se compraba doble de todo por que nos comíamos todo antes de tiempo, y mientras tanto en la cocina se preparaba el ponche, guayabas, tamarindos, nueces, tejocotes, cañas y quien sabe que tantos menjurjes mas pero al final sabia delicioso.

Entonces se llegaba la noche y la mera hora, entre todos los hermanos, primos, vecinos y uno que otro colado nos empezábamos a repartir las velitas y las luces de bengala y eran unas quemadas!!!! por que como todos los niños prendíamos desde antes la velita y las quemadotas con la cera jajajajaja, luego a formarnos, y otra vez a pelear, pero ahora por ver quien iba a llevar los peregrinos, recuerdo que era una de las grandes dichas ser el que cargaba el nacimiento, era el que desidia por donde ir, guiando a todos, y el encargado principal de llegar con todo sin romperlo "HAY DE TI SI LO ROMPES MENDIGO" decia mi abuela, ya después todos acomodados entonces si, velitas listas y "en el nombre del cielo..." y lo peor era que te tocara afuera por que con el frío te daban ganas de ir al baño y ya valio por que no podías entrar, asi que te arrimabas a lo oscurito a donde nadie te viera, y "Entren santos peregrinos..." y decías "ya para que si ya fui a la azotea a hacer chis (así decíamos cuando queríamos hacer), ya con los peregrinos recibidos en la morada, ahora si a lo que te truje Chencha, a partir la piñata, como siempre los mas peques primero sus vueltitas sin taparle los ojos y "Dale, dale, dale..." y ninguno podíamos romperla, pero llegaban los niños grandes y creo que hasta la fecha no falta el chismoso que se atraviesa y sopas palazo a media jeta, bueno después de media hora de curaciones y regaños al que solto el palazo, 3, 4 monos y ninguno podía romperla y al final zas!!! uno a media olla y tronaba como calabaza, aquí es donde no era tan divertido jejejeje siempre los mas pequeños acabábamos hasta abajo , todos aplastados y sin dulces, porque los grandes eran bien gandallas, pero era bueno ser el peque por que las primas nos daban de lo que ellas agarraban.

Ahora si ya cumplida la tradición, empezaba el bailongo, no se por que pero siempre al final de la piñata y quien sabe de donde, salia la música, los pomos y chorro cientos invitados (que ni estaban antes en la piñata). En fin que buenos recuerdos, ahora ya quisiera que mi princesa fuera mas grande, para poder transmitirle esta divertida tradición y que algún día lo disfrute tanto como yo lo hacia.

Pues bueno eso es todo por ahora, hoy me despido no sin antes invitarlos a que comenten como eran las posadas de ustedes y que se sientan libres de compartir este blog que es suyo.

Felices fiestas.

3 comentarios:

  1. Las posadas se viven y sienten conforme a la edad y como son vistas, no es lo mismo ser un chiquillo y darle duro al cotorreo atrás de dulces y postres que ser un adolescente o un joven en proceso. De adolescente mas pegado a sentirse uno grande, vienen las platicas con la familia y los invitados (primos, conocidos y uno que otro gorrón) sentirse el grande y tomar platicas charras y hablar de nenorras a todo lo que da. Llegando a joven, tomarse un ponche con piquete o unos vinagres bien puestos caen de lujo, y ya los adultos con platicas x y risas del pariente que siempre lleva bromas y platicas alucinantes de su vida.

    Son contados los recuerdos de llevar uno a los niños a que sientan ese real sentimiento navideño con cantos, oraciones y platicas del tema. NO simplemente la mercadotecnia nos ataca con la supuesta imagen de el encanto y amor falso de con quien nos reunimos sino que también nos facilita la gran perdida de la realidad.

    Creo en mi personal opinión. que las posadas, así como cualquier fiesta o celebración que sirva para unificar a la familia debe sentirse como tal y ser el pretexto perfecto para platicar sea cual sea el tema y como lo dijo un sacerdote el día que me case " de la insistencia se logra siempre algo".

    Soy fiel creyente de que en la libertad esta la felicidad de palabra y si las posadas sean cual sean su intención, si logran el cometido de unificar una familia, una amistad, una pareja, un reconocimiento en los hijos, entonces con cantos, piñatas o con tequila en mano, se es bien recibido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es mi Fabo, sea cual sea la intención y la celebración, la idea es unirnos aunque sea en mente y corazón, por que a veces es difícil estar presente.

      Eliminar
  2. Guau, las posadas una fecha para volverse a unir.
    Los invitados a estas fiestas llegan a la casa donde se realiza la celebración alumbrándose con velas o bengalas, pidiendo posada por medio de cantos tradicionales, además de festivo, también es religioso y en algunas ocasiones se reza el rosario.
    la música y el baile son esenciales a esta celebración tanto como es la piñata, tradicionalmente con forma de estrella de 7 picos, que representa los 7 pecados capitales. Al romperla se simboliza el triunfo del bien sobre los pecados.
    Antes de empezar estas fechas algunos vecinos se organizaban para que un dia tocara a familias diferentes organizar y asi poder participar todos.
    A nosotros habia un dia de la semana que nos tocaba asi que todos ayudábamos, a mi abuela le tocaba preparar los buñuelos a mi mama el ponche y tamales, y nosotros ayudábamos haciendo los bolos, que no podrían faltar eso era muy emocionante.
    Las posadas navideñas son una tradición llena de alegría, sabor y convivencia entre familiares, amigos y vecinos; que bien vale la pena disfrutar al máximo.
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar

Deja un comentario evita palabrotas y publicidad, este tipo de comentarios seran borrados, gracias por visitar.